jueves, 6 de septiembre de 2007

11 caminos a la Abundancia. Dave Packard



El otro, aquel que esta a nuestro lado con su energias compartida con nosotros, merece ser respetado, y considerado por nosotros. He dicho que la buena actitud en un secreto, para lograr la prosperidad y abundancia en nuestras vida. Debemos ser felices con quienes nos rodean, no debe haber secreto en nuestra actitud hacia los otros, eso es necesario para nuestra abundancia y prosperidad.
H. G. CIBELE


Bill Hewlett y Dave Packard, desarrollaron una cultura empresarial de profundo calado en la empresa que fundaron "Hewlett-Packard" colocando a la persona como epicentro de la empresa. Once sabios consejos, dada su absoluta vigencia y actualidad.
1. Piensa primero en la otra persona.- Esta es la clave; el primer requisito para llevarse bien con los demás. Esto es lo más difícil de hacer. Si lo consigues el resto es "pan comido".
2. Refuerza el sentimiento de importancia de la otra persona.- Cuando hacemos que otra persona se sienta menos importante frustramos uno de sus impulsos más profundos. Haz que la otra persona se sienta igual o superior y te llevarás bien con ella.
3. Respeta la personalidad de la otra persona. Respeta el derecho de la otra persona a ser diferente de ti. No hay dos personalidades moldeadas por las mismas fuerzas.
4. Da reconocimiento sincero. Si pensamos que alguien ha hecho algo bien, no debemos vacilar en hacérselo saber. Advertencia: esto no significa un uso inmoral del halago. Con las personas inteligentes, el halago produce exactamente la respuesta que merece, el desprecio por rebajarse.
5. Elimina lo negativo. La crítica raras veces consigue lo que pretendemos, pues invariablemente causa resentimiento. El más pequeño gesto de desaprobación puede causar un resentimiento -en perjuicio tuyo-durante años.
6. Evita cualquier intento de reformar a las personas. Todas las personas saben que son imperfectas, pero no quieren que nadie intente corregir sus faltas. Si quieres mejorar a una persona, ayúdala a abrazar una meta más alta - un estándar ideal- y ella se las arreglará mucho más efectivamente de lo que tú puedes hacer por ella.
7. Trata de corresponder a la otra persona.- ¿Cómo reaccionarias en circunstancias similares? cuando veas los "porqués" de la otra persona no podrás menos que llevarte bien con ella.
8. Verifica las primeras impresiones.- Somos propensos a que no nos guste otra persona a primera vista, por un vago parecido (del cual no sabemos ser conscientes) Con otra persona con la que tenías razón para que no te gustase. Sigue el consejo que se daba a sí mismo Abraham Licoln: "Si no me gusta ese hombre tengo que conocerlo mejor".
9. Cuida los pequeños detalles. Vigila tu sonrisa, tu tono de voz, tu modo de mirar, el modo en que saludas a la gente, el uso de los apodos, el recordar las caras, los nombres y las fechas. Estas pequeñas cosas pulirán tu habilidad para relacionarte con los demás. Piensa constantemente en estas cosas hasta que formen parte de tu personalidad.
10. Desarrolla un interés genuino en las personas. No podrás aplicar los consejos anteriores a menos que tengas el deseo de que te gusten las otras personas, de que las respetes y les seas útil. A la inversa, no podrás desarrollar un interés genuino en las personas mientras no hayas experimentado el placer de trabajar con ellas en un ambiente de mutuo aprecio y respeto.
11. Persiste. Esto es todo. ¡Persiste! . ¡Persiste! . ¡Persiste!
Dave Packard
Publicar un comentario